Loading...

Proyecto:
Stora Hotellet Umeå, en Suecia.
Fotografías:
Archivo Kriskadecor.
Interiorismo:
Stylt Trampoli AB.
Västra Hamngatan 11 SE-411 17 Göteborg, Sweden
Web:
www.stylt.se

Stora Hotellet

El pesquero varado

El Stora Hotellet de Umeå, Suecia, reproduce en el abigarrado y dramático interior de sus baños la atmósfera de los viejos astilleros y las embarcaciones propias del pasado de esta localidad pesquera. 

Este proyecto ha sido realizado por el estudio Stylt Trampoli AB, fundado en 1991 por Erik Nissen, un visionario noruego y un artista con una gran pasión por la creatividad. Desde entonces ha crecido y hoy en día trabajan en él más de 50 personas entre artistas y diseñadores, arquitectos, interioristas, ingenieros, directores de arte…Desde sus oficinas en Gotemburgo, Suecia, Stylt aborda proyectos en cualquier parte de Escandinavia y más allá. Su amplio portfolio incluye, entre otros, más de 400 restaurantes y cerca de 250 hoteles.

El Stora Hotellet de Umeå, en Suecia, es sólo un ejemplo de cómo trabaja este estudio. El establecimiento, de hecho, fue reconocido con el premio al mejor Hotel Boutique del mundo en los World Boutique Hotel Awards. Inspirado en la larga herencia marinera de la ciudad y construido en 1895, ha sido reformado siguiendo un claro y elegante juego de contrastes, entre el lujo y la sencillez de los trabajadores del mar.

El proyecto sorprende por la densidad de su propuesta estética, que ha encontrado como referentes los barcos de la localidad sueca de Umeå. La historia que vincula al establecimiento con el universo marino se palpa ya en el vestíbulo y en la recepción, donde se han utilizado las cortinas multicolores de Kriskadecor y cuyos tonos evocan el color del mar. En el pavimento de estos espacios se ha utilizado, además, la colección Panot Gaudí, de la firma Escofet, un suelo que se reeditó en 1997 a partir del relieve original de un mosaico hidráulico de Antonio Gaudí y que también incluye referencias al mar en las figuras en bajo relieve: estrellas de mar, caracolas y algas.

Las habitaciones, aunque son más ordenadas que las zonas comunes del hotel, también observan una estética propia del siglo XIX con guiños a la modernidad, como el papel pintado abierto y reventado sobre el cabecero clásico. La estética vintage se hace especialmente manifiesta en los baños, donde se ha trabajado con elementos de esta línea para reforzar la ambientación de los dormitorios. Los lavabos se sostienen sobre muebles de acero sin pulir, los azulejos biselados e irregulares recuerdan los referentes más antiguos. Las griferías de latón dorado también remiten a un pasado donde este color era sinónimo de poder económico.

Las paredes de los baños son pretendidamente oscuras, para atenuar la iluminación eléctrica y obtener resultados más cálidos. Las formas redondeadas como las que proponen los sanitarios de Duravit, diseñados por Philippe Starck, se integran perfectamente en el universo del siglo XIX.